El diamante según Piaget

diamante engastado Piaget

Escaso, puro y eterno, el diamante es el máximo símbolo del amor. La tradición romántica del anillo de diamantes como prueba de amor y compromiso nace en Europa en el siglo XV. En 1477, la princesa María de Borgoña recibe esta primera prueba de amor del archiduque Maximiliano de Austria. La princesa se coloca el anillo en el cuarto dedo de la mano izquierda, ya que según una creencia egipcia, la « vena del amor » une el corazón al dedo anular izquierdo. Varios siglos después, el diamante sigue siendo la encarnación del amor.

diamantes alta joyería Piaget

LUZ DEL AMOR, RESPLANDOR DEL DESEO, REFLEJO DE UNA MIRADA CÓMPLICE

El diamante, piedra preciosa por excelencia cuyos ejemplares más exclusivos son los más deseados, ocupa un lugar de honor en la Maison Piaget desde hace más de 140 años. La marca busca diamantes que respondan a los más altos estándares de color, peso y pureza. Más de 30 mil quilates de piedras preciosas se engastan cada año en los talleres de la Maison. Cada uno de los diamantes es rigurosamente controlado según un protocolo interno muy preciso. Cada piedra preciosa central se entrega con su certificado.