Piaget Polo, una leyenda

 

A finales de los años setenta, los códigos cambian, las fronteras del estilo son derribadas y el unisex adquiere un verdadero estatus. En 1979, Piaget, sin dudarlo, transgrede las convenciones de su profesión e impone  una nueva elegancia confortable en la relojería. Así nace el reloj Piaget Polo. Redondo o cuadrado al comienzo, elaborado en metal precioso exclusivamente y a menudo engastado con diamantes, en su presentación masculina o femenina da lugar a innumerables interpretaciones. 

 

En 2001, el reloj Piaget Polo adopta una esfera muy gráfica, un volumen generoso y un perfil sensual que garantiza la ergonomía. Una nueva imagen que confirma su estatura de ícono de la línea relojera Piaget Polo y su pertinencia como modelo de gran tamaño.