1979 - La consagración mundial

Relojes de lujo Piaget Polo en oro

Una marca no puede convertirse en “La” referencia en materia de creatividad si no apuesta a la frescura y a la espontaneidad. Más que cualquier otra marca, Piaget responde a este desafío yendo más allá de los límites del savoir faire relojero y alcanzando nuevos horizontes marcados por la audacia y la innovación. Para Piaget, ser audaz significa afirmar su independencia y jugar sutilmente el juego de la extravagancia. Pero también significa presentar modelos capaces de marcar una época y trascender el paso del tiempo. En 1979, la Manufactura lanza el reloj Piaget Polo, vanguardista y atemporal, que se convierte rápidamente en un icono.

 
 

El Piaget Polo, convertido en un modelo legendario, contribuirá a dar a la marca una nueva dimensión y un reconocimiento internacionales. Se trata del primer reloj que propone un brazalete perfectamente integrado a la caja, demostrando un savoir faire que combina técnica y estética. Lo que viene después demostrará a la marca no solo que este doble atributo le garantiza un éxito incuestionable, sino también que ha lanzado una nueva manera de concebir los guardatiempos que será adoptada por el jet-set internacional.

Sugerencias