Piaget Piezas Excepcionales

Excepcional savoir faire relojero y joyero

Piaget domina a la perfección el equilibrio entre la búsqueda del reto de la excelencia, la perpetuación de la tradición de la relojería mecánica, la exaltación de la belleza de sus creaciones joyeras, y la aceptación de las tecnologías de alta precisión. Y todo ello en un espíritu de belleza estética. Cinco piezas demuestran este savoir faire único, y son realmente merecedoras del título de Grande Complication.

Desde 1874, Piaget marca la hora de la excelencia. En casi 140 años de relojería, la marca ha introducido creaciones legendarias que son consideradas revolucionarias en varios campos. Sus relojes de Alta Joyería son creados según las más exquisitas tradiciones relojeras e irradian una verdadera creatividad estética. Cinco de ellos ofrecen una deslumbrante demostración de esta realidad.

Cuando de Grandes Complications se trata, es necesario dar un vistazo a la historia de la Maison. Desde la época de la Manufactura de Georges-Edouard Piaget, creada en La Côte-aux-Fées en 1874, hasta la marca de lujo internacional en la que se ha convertido, en casi un siglo y medio Piaget ha logrado desarrollar una doble excelencia en relojería y joyería. Con sus dos sedes especializadas – La Côte-aux-Fées en la región Neuchâtel-Jura, y Plan-les-Ouates, en las cercanías de Ginebra – Piaget presenta modelos exclusivos que trascienden los límites del tiempo.

 

Este virtuosismo técnico es representado de manera extraordinaria por el reloj Emperador calendario perpetuo, equipado con el movimiento ultraplano 856P Manufactura Piaget, que combina el calendario perpetuo y un doble huso horario con visualización retrógrada de la fecha y el día, con visualización clásica del mes y años bisiestos. Las indicaciones aparecen en una esfera de nácar negro sumamente elegante. La caja (incluyendo los perfiles), los marcadores de las horas, el borde del fondo de caja en cristal de zafiro, la hebilla, e incluso la masa oscilante, que puede ser admirada a través del fondo de caja transparente, están suntuosamente engastados con diamantes talla baguette y talla brillante. La elegancia de la caja y los laterales es sublimada por los diamantes talla baguette perfectamente engastados que trazan con elegancia la forma cojín de la caja. Se necesitaron más de 100 horas de trabajo de engaste para realizar esta edición numerada engalanada con diamantes talla brillante y talla baguette.

Un segundo ejemplo es el reloj Piaget Emperador Tourbillon, que epitomiza el legado de la marca: una competencia única en el campo de los movimientos ultraplanos, combinada con la determinación de desarrollar continuamente calibres innovadores y creativos. El calibre 1270P es el primer movimiento tourbillon automático ultraplano de Piaget, con sólo 5,55 mm de grosor. Completamente visible a través de una esfera en cristal de zafiro, esta proeza es destacada además por un engaste de gemas excepcionalmente sofisticado. Diamantes talla baguette y talla brillante adornan la caja y sus laterales, incluyendo el fondo de caja que revela la jaula del tourbillon y el indicador de reserva de marcha, así como los broches plegables y los anillos que rodean la masa oscilante y el tourbillon. Más de 140 horas de trabajo de engaste fueron necesarias para crear esta edición limitada con diamantes.

La grandeza de lo infinitamente pequeño

Otro de los campos de innegable legitimidad histórica de la Manufactura Piaget es su dominio de la relojería ultraplana. Desde 1957, con el lanzamiento del movimiento Piaget 9P, con apenas 2 mm de grosor, la pericia de la Maison en el campo del ultraplano ha dado origen a una variedad de calibres complejos, así como a una de sus colecciones más icónicas: Altiplano. Siguiendo este ejemplo, han surgido otros modelos que han superado el reto del reloj ultraplano, como el reloj Dancer esqueleto, un modelo que ofrece la oportunidad de explorar una variedad de savoir faires, como el engaste de un movimiento esqueleto.

Se trata efectivamente del reloj mecánico engastado más delgado del mundo, dotado de la gracia exquisita de una interpretación en oro blanco de la Haute Horlogerie y la Haute Joaillerie. Su delgada caja se adapta perfectamente al savoir faire del engaste de gemas de precisión. Sólo las hábiles manos de los joyeros y los engastadores, sólo el ojo más experto, pueden garantizar la atención minuciosa dedicada a una obra de arte semejante. Esta creación única es el resultado de 700 horas de desarrollo y 325 horas de trabajo de engaste de gemas. Unos 1.194 diamantes talla brillante y talla baguette brillan en este modelo al ritmo del calibre engastado 838D. Un espectáculo sublime de transparencia que deslumbra la vista. El movimiento parece flotar ingrávido en el aire, como un encaje de lujo que complementa con elegancia la flexibilidad y el confort de un brazalete chic y elegante.

Una excepcional creación Altiplano hace eco a este delgado modelo. El reloj automático más delgado del mundo (con 6,44 mm de grosor) es un escenario majestuoso para la belleza del movimiento automático más delgado del mundo, el calibre 1200P, con sólo 2,35 mm de grosor. Esta diminuta maravilla y su engaste de gemas único pueden ser admirados a través de un cristal de zafiro incorporado en el fondo de la caja, que revela además la masa oscilante en platino con el escudo Piaget grabado. Haciendo eco a la proeza técnica del interior de la caja, esta creación, reflejo de los códigos de diseño de la colección Altiplano, está elaborada con un esplendor deslumbrante. En la esfera, delgadas agujas bastón marcan un llamativo contraste con los marcadores de las horas que resplandecen con la luz de los diamantes talla baguette, mientras la caja, las asas y la hebilla desplegable resplandecen con diamantes talla baguette o talla brillante. En total, fueron necesarias 260 horas de desarrollo y más de 30 horas de trabajo de engaste para elaborar este increíble modelo.

Un tesoro superlativo

Superando las barreras técnicas de lo que se considera posible para adaptar las siluetas y los tamaños a los gustos de la moda contemporánea, Piaget mantiene una búsqueda incansable por alcanzar una excelencia joyera cada vez mayor.

Con un estilo excepcionalmente depurado, el reloj Limelight revela con resplandor diamantes cuidadosamente tallados y engastados. La armonía reina desde la esfera hasta el brazalete, pasando por la caja: ni el más mínimo vislumbre de oro interrumpe el diseño perfectamente integrado. Los diamantes talla baguette cuentan con un engaste garra que ofrece amplio espacio para las gemas. El brazalete de malla parisina garantiza el confort y la flexibilidad en la muñeca.

La presencia del calado junto al engaste en el perfil de la caja y el brazalete aportan a esta pieza un toque definitivo de refinamiento. La esfera se distingue por sus diamantes talla baguette engastados para formar triángulos que se abren hacia el exterior en torno a la rueda de las horas. Fueron necesarias no menos de 150 horas para engastar los diamantes. Esta Pieza Excepcional expresa todo el alcance de la pasión joyera creativa de Piaget con un estilo asombrosamente ligero y aéreo, gracias a la delicadeza del movimiento mecánico ultraplano 40P de cuerda manual que anima las funciones de hora y minutos.

Cada uno de los cinco relojes de la colección Piezas Excepcionales narra a su manera la historia épica de la Maison Piaget, una de las más grandes Manufacturas en la historia de la relojería. Al combinar sus características clásicas con la tecnología moderna, inauguran un nuevo capítulo en una nueva era de la leyenda. Su verdadera diferencia consiste en ofrecer una manera original y singular de fusionar las funciones pragmáticas y las dimensiones estéticas del reloj, y lograr que este se adapte a la perfección tanto a las muñecas masculinas como femeninas. Tradición, audacia, estética e innovación auguran un futuro en el que estas proezas de la imaginación creativa continuarán haciéndose realidad.

04.10.12 Eventos institucionales